22.7.09

NO ES UN JUEGO

Supongo que estareis enterados de la violación múltiple de dos niñas en Córdoba y Huelva por parte de varios menores de 14 años.

Este hecho lamentable ha vuelto a reabrir el debate del "populismo punitivo", como lo definen algunos, como pasó con la cadena perpetua. La derecha ha anunciado que presentará una "pele" o proposición de ley para rebajar la edad penal de los 14 a los 12 para los delitos más graves y el PSOE habla de que leyes tan importantes, no deben modificarse a partir de "casos concretos".

Nunca se debe legislar a golpe de noticia y menos en algo cuyo debate nace ya en el Derecho Romano y ha sufrido cantidad de modificaciones aquí y en todas partes. Lo verdaderamente importante y lo grave de la cuestión es qué jóvenes estamos criando, por qué hay niños de 13 años que violan y qué estamos haciendo mal todos, como sociedad para que esto suceda.

No es lo verdaderamente importante que la ley penal no les castigue, que sí lo es y que algo habrá que hacer para que estos menores delincuentes, cuando sean mayores puedan comprender que se les castiga porque lo que hicieron fue muy grave. Habrá que regular castigos, pero nunca a partir de casos mediáticos y en caliente.

Por otra parte, ya existen mecanismos que quizás estén fallando, porque en el art. 3 de la Ley del menor ya se contempla el internamiento del menor en un centro educativo en los casos de delitos graves, pero ese internamiento ¿cumple su función?

Si estos jóvenes, como se dice, son el espejo de la sociedad que tenemos, lo que existe es un serio problema de valores.

Para los juristas, el debate de la edad penal radica en la capacidad de obrar: a los 14 años, se puede uno casar y a los 12 escuchan a nuestros menores en los procesos de separación, luego saben muy bien lo que se hacen. Pero ahí no radica el problema: hasta un bebé, puede discernir lo que está bien y está mal, cuando se le ha corregido la misma conducta más veces, pero claro hay que estar allí, encima, pendiente de que cometa los primeros errores para solventarlos y que no lleguen a los 12 ni a los 14 sin saber distinguir el bien y el mal o lo que es divertido, de lo que no lo es .

Es básico el papel de los padres, familias y educadores en el desarrollo de los jóvenes y tomemos la decisión que tomemos, que nunca sea en caliente, sino meditada y estudiada con expertos de todos los sectores, poniendo además los medios de prevención y educación para que no se repitan.
Nuestra sociedad no puede ir a peor y los jóvenes son nuestro futuro.

7 comentarios:

José María (Chema) Buzarra Cano dijo...

El tema que nos presentas y que estos últimos días anda saltando por las radios, televisones y tertulias es muy complejo.

Cambiar la Ley....puede. Que se cumpla lo ya regulado...pues también. La cuestión con este y otros comportamientos delictivos o de incivismo, ponen de relieve en qué sociedad vivimos. Una sociedad masificada, deshumanizada, individualizada, edonista...etc, en la que echar la culpa a la Justicia, a los educadores, a los padres, al vecino de arriba....es, muy cómodo y demagógico.

Reconozco que no tengo la solución, pero en mi entorno constato que desde que las televisiones y sus programaciones duran las 24 horas del día y en ellas hay espectáculos nada gratificantes que pueden tomarse como modelo a seguir por los jóvenes; que en las grandes ciudades se vive a lo loco y Logroño ya está en esas; que un niño ve a sus padres y mantiene relaciones familiares muy pocas horas al día por culpa de los horarios laborales, que los horarios de divertimento juvenil es para que los padres estén altamente preocupados(en mi calle hay 4 pseudochamizos y arto de llamar a la poli por el ruido. Graciela/Alegrías sabe de esto...)...etc. Vamos de mal en peor.

Podrán decirme que estoy siendo muy conservador, pero a modo de ejemplo: sería revolucionario plantear menos autobuses buho y más horarios acordes a nuestro reloj biológico.

¡Qué se yo!

Fernando Martínez López dijo...

Yo no soy conservador sino muy socialista y lo que ha anidado es el desprecio al débil y el abuso por la fuerza. Un conservador sólo se va a quedar en el sexo y , sí , es cierto es uno de los aspectos más íntimos que nos definen como personas, pero entre violar a una niña y violar cualquier otro derecho no veo yo diferencias, sólo que en esos casos no nos tocan tan de cerca...
Abusar del débil y mejor si es mujer, nos definen como sociedad porque en medio de ello está el que esos críos se han atrevido a hacerlo conscientes o no de la transcendencia de lo que hacían y no ví yo a la derecha agitarse igual cuando aquellos pijos quemaron a una indigente en un cajero con gasolina...
A esos críos se les puede juzgar y condenar en la misma proporción que a sus progenitores (yo ahí sí que castigaría el doble)...Si un niño sólo entiende de derechos y no de deberes para que sea adulto hay que inculcarle la responsabilidad paralela a la libertad que se le da.
Si mete ruido...al otro día a barrer el portal y la calle de sus meados, Graciella se lo va a agradecer...Lo que se debe es llevarlo a cabo.

Valquiria dijo...

En El Salvador, existen michísimos jovenes como los de tu foto que están como una amenaza para la sociedad creados por la derecha, para el tráfico de drogas, para generar quiebras a las microempresas y caos... esas y otras accines hemos heredado de la derecha nazi, que utiliza a las llamadas "maras" para matar a las personas que a ellos les convienen y tenerles vigilados y controlados en la escuela, en los micronegocios, en las comunidades más pobres, con el fin de tener un territorio de venta de drogas, y realizar extorciones a la poblaciòn más vulnerable violaciones sexuales y otros problemas sociales que le conviene tener a la derecha como distractoro para la poblaciòn pensante; en vez de generar fuentes de trabajo para ellos, y oportunidades que dignifiquen a la persona.

IBE dijo...

Muchas gracias por los comentarios y en especial a Valquiria su aportación sobre la juventud de aquel país. Una misma franja de edad, similares problemas aunque sea con distintos intereses.

Tremendo el problema que nos cuenta y alentado por la derecha de aquel país. Vamos que lo nuestro a su lado es "pecata minuta". Un saludo.

IBE dijo...

Ayer escuché la frase de una juez que decía: eduquemos a nuestros niños y no tendremos que castigar a nuestros mayores. Luego un primer paso para evitar estos casos está en la prevención primaria y en que se cumpla a rajatabla la legislación vigente que, según se ve no se está cumpliendo. Se ha conocido otro caso de un violador en serie (primero de ellos, homosexual), en Palma y que empezó a delinquir con 10 años, quedando impune y cometiendo después otros 7 delitos, que se le conozcan.

Que esto no puede seguir así, es más que obvio.

jordi dijo...

No sé , de que nos quejamos,ese es nuestro espejo, cuando miramos en el nos podemos ver reflejados perfectamente.
Criamos hijos, super mimados, consentidos, discutimos con profesores por que los tratan mal y los nuestros son los mejores, cuando los castigan volvemos a discutir con los profes:
Los nuestros no pueden haber sido, serán los amigos, el hijo de Lucia, que es separada o el de Raul, que bebe mucho, ya no vas a juntarte mas con el hijo de ese negro o de julio que le han embargado el piso y no tienen donde caerse muerto.
Está puede ser una conversación normal de un grupo de madre\padres, a la salida de cualquier colegio o cafeteria.
Miramos a cualquier sitio y descuidamos lo que tenemos mas cerca, por que lo creemos inocente aunque vengan con la sangre en las manos.
No hablo de valores, ni dogmas, ni religiones.
Solo de Repeto, educación y CIUDADANIA.....
NO SE IMPARTE: NI EN INYECCIONES, NI EN BEBIDAS, NI EN HOSTIAS CONSAGRADAS, AUNQUE ALGUNA SIN CONSAGRAR AYUDA JODER.

la cabaña progresista dijo...

Lo que dice jordi es uno de los problemas más importantes que tenemos: la educación de nuestros hijos. El otro día alguien decía que ahora los padres no saben decir NO a sus hijos y cuando lo hacen se enfrentan a represalias de estos y a actitudes increiblemente fuertes. Esta sociedad ha y está cambiando, pero no por ello debemos de dejar a un lado los valores del respeto, la disciplina y las buenas maneras. la educación es un valor irrechazable. Vemos como estos jóvenes se divierten pegando una paliza a otro y grabándolo en el movil para luego difundirlo. ¿Qué es lo que está pasando? ¿Qué estamos haciendo mal?. Todos tenemos gran parte de culpa. Libertad no significa irresponsabilidad ni falta de obligaciones.