15.2.09

SAN VALENTÍN, ENTRE ROSAS, EN VITORIA.


Era una manera de pasar este 14 de febrero, de una forma diferente, y además apoyando a nuestros compañeros de País Vasco en su inicio de campaña, así que no lo dudamos.

Partimos hacia Vitoria, en varios autobuses, microbuses y coches particulares desde todos los rincones de La Rioja para estar en el Pabellón de deportes a las 12h.

Entramos allí, entre fuertes medidas de seguridad, pero antes, en la entrada, fuimos agasajados con infinidad de preciosas rosas rojas (que nos traían a la mente el día elegido, además de nuestro símbolo socialista) y chupa-chups para endulzarnos la jornada.

Llamaba la atención la cantidad de familias que acudieron al completo, con mayores y niños incluídos. Algunos comentaban a la salida que los habían entretenido las dos horas con globitos y maquinitas (bendita tecnología, que bien viene en estos casos para amansar a las fieras).

Tras una excelente puesta en escena, en círculo, como hacen últimamente todos los partidos, con las juventudes en el escenario, una música muy moderna y que sonaba positiva (tengo que enterarme de los grupos porque lo comentamos con algunos compañeros) y el eslogan HAZ QUE SUCEDA, saltaron a la arena del ruedo los líderes.

Siempre me ha parecido que, en traje de campaña (con vaqueros y sin corbata), son más cercanos y creíbles.

Patxi López destacó, entre otras cosas, que quiere ser un lehendakari de calle y no de despacho. Y llegó a la ciudadanía cuando formuló la pregunta de ¿dónde pensaban que tenían que estar los que destrozan las sedes de los partidos, en la cárcel o en el parlamento?

Zapatero, en una pose más relajada que Patxi, le dijo que conocía lo que se sentía a 14 días de la victoria. Desconozco si para subirle la moral, o terminar de asustarlo.

Formuló un aviso a navegantes y es que no se abaratará el despido. Recalcó que no haría el despido más fácil o más barato, como quiere la derecha, para restringir los derechos de los trabajadores, sino que la respuesta es la educación.

Que hay que dejar la lucha contra ETA fuera de la contienda política y que hay que evitar despertar, un día, con una pesadilla popular.

Terminó afirmando que la próxima decisión no es entre nacionalistas y no nacionalistas, sino entre pasado y futuro.

Esperemos que nuestros compañeros, simpatizantes y resto de ciudadanos vascos, hagan que suceda, como reza su eslogan, porque nosotros ya hemos puesto nuestro pequeño granito de arena.
(Aunque Zapatero vestía igual en esa ocasión, la foto es anterior, porque no habíamos descargado las nuestras antes de colgar esta entrada y están hechas de bastante más lejos)

3 comentarios:

Fernando Martínez López dijo...

Pues aunque sea arrastrando la rodilla intentaré ir a acompañar a los compañeros a Bilbao al cierre de campaña. Por lo meos para saludar a los que apoyamos con nuestras candidaturas en las municipales del 2003. Y me alegra ver la firmeza y convicción de mantener los derechos de los trabajadores en el momento actual cuando el buitrerío empieza a revolotear y la derecha se calla. Ahora es el momento de "cantar" ante los trabajadores vascos y gallegos...
Me da que estos pinchan...
y si se gana en Euzkadi a ver si no volvemos a tener tan alto sentido de Estado como cuando ganó Jáuregui.
...mira ahí empezó Rosa Díez y se conoce que le gustó la megalomanía que a algunos les da el cargo...

alegrias dijo...

¡¡Me hubiera encantado ir!! pero tenía un compromiso previo... Aunque me sumo a Nano, espero ir a la cita de Bilbao.
Muchas gracias, IBE, por tu detallada crónica del evento. Casi como si hubiese estado allí.
Todas las esperanzas puestas en Patxi, sería un gran cambio para Euskadi.
Un abrazo

IBE dijo...

He visto por ahí que hay también comentarios de la jornada por parte de otros compañeros que estuvieron. Os los indico por si os apetece, quereis ampliar vuestra visión o, simplemente, no os fiais de la mía (es broma). Son los blogs de René Larumbe y Dani Carrillo.