10.2.09

"CAMINO" DE SER UNA PELI DE CULTO.

Como no me ha gustado nunca mezclar churras con merinas, en este post voy a hablaros de la película como manifestación artística y en mi próxima entrada, como pide la afición, hablaremos del Opus Dei.

Fue anoche, después de "Granjero busca esposa" (lo siento, me he enganchado porque no lo identifico con machismo, pienso que es simple espectáculo al que ellas se prestan) y después de haberme reído lo suyo, igual estaba especialmente sensible al llanto. (Que quereis, soy mujer de contrastes).

Me he "jartao" de llorar, te colma de sensibilidad si tienes un poco de conciencia, pero te lleva también a un extremo de gran dureza y, al final, no sabes si te ha gustado más un extremo u otro.

Las interpretaciones son magistrales: Carmen Elías como madre, Mariano Venancio hace de padre, Nerea Camacho como protagonista y dueña de unos de los ojos más bonitos que he visto nunca, pero hasta las de los otros niños secundarios son una caña. Hay una cría que sale con ortodoncia, que dan ganas de llevártela a casa.

Está basada en la historia real de una niña, Alexia González Barros, que murió en 1985, con 14 años, está enterrada en Madrid, en proceso de beatificación y a la que se le diagnosticó un tumor cancerígeno en una vértebra.
Al director, Javier Fesser, le está poniendo a caldo la familia de Alexia por frivolizar con la idea de que la enfermedad de la niña fue voluntad y un regalo de Dios, para ellos. A lo que Javier ha respondido que le parece injusto aceptar que un tumor en la niña fuese divina y, sin embargo, su película no. Estoy además con él en que lo que sale mal parado es el Opus Dei y no Dios.

Uno de los méritos de la película es que aporta imaginación y fantasía a la profunda sordidez de esa historia.

A mí, había escenas que me recordaban "Amelie" o "Crónicas de Narnia". Hay cantidad de simbología: desde el título de la peli, nombre de la protagonista, pero también título de la obra de monseñor Escrivá de Balaguer, hasta los detalles de lirismo de los sueños de la niña (el ratoncito guía, las flores rojas del acantilado, el baile final con el vestido rojo y el pelo hasta la cintura, el terror al ángel custodio, etc. También juega con los dobles sentidos: el amor a Jesús (pero no Jesucristo), las expresiones "ha venido el negro", "ir a Viena" o "conseguir entrar en la obra"(pero otra obra), que entendereis después de verla.

En resumen, tiene secuencias magistrales, enormes golpes de efecto cargados de fuerza poética. Como toda manifestación artística, combina el delirio fantasioso con la crítica al exceso de espiritualidad.

Está contada desde la reflexión pero también desde el corazón y así es, a veces tierna e inocente, y otras muchas, con grandes dosis de sordidez y crudeza. Con ello logra ir directa al corazón, pero también al intelecto.

Te queda la satisfacción de que la niña muere feliz y te enseña a vivir el presente con fuerza.

Adoro el cine que me hace sentir y pensar (aunque ya haya salido el típico "meapilas" que ha criticado que en España sólo sabemos hacer y ver pelis de "curas").

Llevad pañuelos porque te remueve por dentro y puede que deis con las reservas de celulosa. ¡¡¡ A disfrutarla !!!

6 comentarios:

Iván Palacios dijo...

Hola compañera,
He de decirte que yo vi la semana pasada la peli, ya que el tiron de los Goyas me pico el gusanillo.
Lo siento, Alexia no se merece esa pelicula, esta llena de dobles sentidos y de prejuicios contra la Obra dificiles de creer, a no ser que seas un anticristiano, que no se cree ni lo que dice, y su diversion es meterse con el Opus, y todo lo que suene a Vaticano.
Pelicula burda en su mensaje y bella en lo demas, no me gusta nada, pero nada, que se compare a Camino con Alexia, cada uno en su sitio ¿vale?.
No creo en la actual Iglesia, no comparto sus metodos, pero de verdad, hace mucho que se de la existencia de Alexia, y de verdad, despues de lo que sufrio pienso que es una Santa.
Un saludo y espero no haberte molestado

Fernando Martínez López dijo...

Iván, yo conocí en persona a Escrivá de Balaguer, estudié allí siete años, conozco muy bien todos los departamentos, tengo amigos allí y conozco sus métodos y al Opus Dei. La película me ha gustado y me suena a muy natural para una madre de la Obra lo que allí deciden y me parece una barbaridad, desde un punto de vista sanitario, la tortura del dolor, ante un cáncer óseo, que le imponen a esa niña. Ni por Dios ni por la Virgen, un enfermo terminal no debe de sufrir o sufrir lo menos que podamos permitirle ...y de medicación en estos casos lo sabemos todo. conzco la clínica de la universidad de Navarra casi desde su fundación y conozco muy bien cómo es y los mitos que se han levantado en torno a ella.
Ni los médicos de allí en casos de dolores de ese calibre adoptan decisiones de ese tipo a no ser qe "algunos" se las impongan. El blog de Ibe y la película reflejan una realidad. No sé si sucedió así pero de esos casos yo he conocido muchos.Y ví bastantes.Más que atacar al Opus refleja lo que el Opus es. Por lo menos lo que yo he conocido en directo durante mucho tiempo.
y la Iglesia y su parte más integrista, el Opus marca la pauta, es así por más que a alguno le duela que se lo digan.
Y no entiendo que el amor a algo sobrenatural en lo que se cree, como puede ser Dios tenga que ver con el dolor para el que ya hay bastantes soluciones...
Para que lo entiendas: conocí al famoso "brujo2 de burlada y sus plantas maravillosas para todos los males, un amigo mío le cedió el título de farmacéuticos que necesitaba para ejercer y me dijo que "sí, muy efectivo, pero él cuando le duele la cabeza toma...optalidón".
Y es que la verdad no es tna mística a vecs, es mucho más prosaica.

alegrias dijo...

La verdad es que la película, la ví de puntillas, todo lo que sean problemas neurales... me pone un poco nerviosa (también me tuve que salir de la sala del cine con "Mar Adentro", por el tema de la enfermedad degenerativa del papelón que interpretó Belén Rueda.No podía aguantar el llanto, me puse muy nerviosa y me tuve que ir por no fastidiarle la peli a nadie)
Entiendo que la película nos pone al Opus Dei enfrente, con lo que tiene, ni más ni menos. Si la familia de la chiquilla se siente ofendida, posiblemente sea porque se siente demasiado identificada, ya se sabe que "el que lo huele debajo lo tiene".
En papel de la niña es maravilloso, en cuanto a interpretación y la dulzura que tiene y como se muestra es digna de elogio.
No creo que sea una película que se preste a demasiadas interpretaciones, se mire por donde se mire...Muestra el sufrimiento, el dolor y por encima de todo de una niña que ve como no va a llegar a disfrutar de un montón de cosas, su tolerancia al dolor y a los designios que le tocan.
Cada uno aguanta lo que le viene de la manera en que le han enseñado, algunos tienen la suerte de tener fe en algo que les hace fortalecerse y enfrentarse a su problema. Pienso que es más fácil tener un hermanito mayor, Dios, que así es como nos lo pienta Russell en su libro "Por qué no soy cristiano", en el que reflexiona acarca de la necesidad totalmente humana de sentirse protegido por algo que es más fuerte que cualquier otra cosa a nuestro alcance.
Quizás esta observación mía me viene, desgraciadamente, de mi experiencia. Cuando te diagnostican una enfermedad degenerativa, o un cáncer...la mente se te bloquea, hay muchos estudios psicológicos acerca de las fases por las que pasa un ser humano ante esta situación.
A mí me hubiese encantado poder refugiarme en una fe que me hiciese ver más allá de la realidad, una fe que me mostrara aquello que tan bonito se pintaba en la Edad Media, "esta vida es un valle de lágrimas, el sufriento que tengamos en el camino nos va dando puntos para subir al cielo..."
La única fe que yo tengo es en mí misma y en mi fortaleza y eso falla...a veces. Sin embargo, para estas personas que tienen esa fuerte convicción religiosa no falla, porque les han tatuado en lamente que Dios no falla nunca. ¡¡Lo que es la eduación!!
A mí cuando me falla mi fuerza, cierro los ojos y me fortalezco en mi otra fe LA CIENCIA, los médicos que van adelantando sus métodos... y me siento mejor.
La película, para mí, es una muestra un poco de esto que intento explicar y que no sé si terminaré haciendo del todo.. Quiere hacernos ver cómo ellos funcionan, como funciona su fe ante la adversidad y como andan como grupo.Que nos guste o no nos guste, para eso están los colores.Pero veo que ha sido demasiado realista y eso me gusta, porque en este país todos pasamos por puntillas ante esta cuestión.
Los intocables del Opus, pero es que esa es su educación, muy pocaas personas tienen la fortaleza para, después de haber estado mamando esas creencias radicales, hacen prevalecer su condición humana, su alter ego.
Del mismo modo que nos hacemos de cruces del problema de la mujer en algunas culturas, pues ya véis porqué puede ser. EDUCACIÓN y quizás por eso es tan importante que en los colegios se imparta Educación para la Ciudadanía. Para enseñar a los locos bajitos que la moral, la ética, la educación y la humanidad la debemos encontrar como valores laicos,sea cual sea nuestra religión. Tenemos que enseñar a los niños que la fuerza para superar los golpes que nos da la vida, la tenemos que encontrar dentro de nosotros mismos y que nada es designio divino, ni nuestro futuro está en las cartas de un tarot, por ejemplo.
La fe religiosa puede ayuda, no lo dudo, pero tenemos que fortalecer la fe en lo real, en lo que realmente nos puede ayudar y que los medicamentos para el dolor son "la hostia" y que no debemos permitir sufrir, y menos a un niño, de manera cruel pudiendo poner medios para no hacerlo.
Puede que sea por ahí por donde el director quería caminar... No sé.. Aquí puede haber un buen debate.¿No creéis?
Para muestra cuando la pequeña se siente mal, los sueños que tiene,para intentar evadirse de su cruda realidad. Esa es la búsqueda para intentar no tener sufriento, cada uno como puede, quizás la niña no las tenía todas consigo con lo que le daba su familia, la mente siempre busca no sufrir
Un abrazo

IBE dijo...

Estoy contigo Iván en que lo de santa le venga a la niña por su estoica resistencia al sufrimiento y su forma de acatar su suerte, pero como dice Nano la ciencia evoluciona que es una barbaridad y es una aberración el permitir tanto sufrimiento y más a una niña tan joven.
Comparto con Alegrías la increíble fuerza de la mente humana para evadirse de lo que le hace sufrir o conseguir lo que se propone: compartí un viaje a Egipto con un grupo de Madrid dedicado a terapias alternativas y con ellos venía un señor, enfermo de cáncer cuyo deseo final era ese viaje. Estaba en fase terminal, con terribles dolores antes de ir, pero todos los días era el primero en levantarse para las excursiones. Por la noche le hacían reiki en su habitación entre varios porque él decía que, cuanta más energía, le hacía mejor.Después de un mes del viaje, nos notificaron su fallecimiento, pero nos había dejado una nota de agradecimiento diciendo que habían sido de los mejores días de su vida, que había hecho las paces con sus hijos, había solucionado temas familiares y que estaba totalmente en paz. Ponía los pelos de punta.
Que conste que yo, por si acaso, he sido de las de a Dios rogando y con el mazo dando por que cuando se me atragantó el administrativo y mercantil de la carrera en Zaragoza, no me conformaba con la academia Piquer y con el poder de mi mente, porque hice tantas visitas al Pilar, a pedir al Cristo de los estudiantes, que ya visitaba mi padre en Magisterio,y a san Judas Tadeo(abogado de los imposibles) porque con mercantil agotaba convocatorias y ya me veía terminando Derecho en la Laguna en Tenerife.Bajaba tantas veces y tan desesperada, que la tía de una amiga me regaló una estampita con el Cristo, la pilarica y san Judas y así les terminé rezando en casa. Cada uno se busca sus métodos de aguante para los males de este mundo y todos me parecen igual de válidos si les sirven y no hacen daño a los demás.

José María (Chema) Buzarra Cano dijo...

Hola, buenas noches a todos:

Permitirme que intervenga en este debate y os confiese que no se porqué, en los últimos tiempos estoy tan sensible que no soporto ver cine con tragedias aunque sea buena la obra. Qué se va hacer? Rachas que tiene uno.

No doy opinión. Lo siento.

IBE dijo...

Estas disculpado, Chema, hay veces que a todos nos da por pensar que dramas y tragedias ya tenemos y hemos visto bastantes. Pero, también somos de una manera que, en ocasiones el verlas en la ficción, te hace pensar que estan lejanas, y te hace olvidar las del día a día.