21.4.09

CONCLUYENDO, QUE ES GERUNDIO


Ha quedado visto para sentencia el juicio del Yak 42, un vergonzoso capítulo sobre un fatídico accidente del que debe conocerse sin falta el autor intelectual de la orden.

De las conclusiones del fiscal, se deducía que se va estrechando el cerco a Trillo e incluso al ex-presidente Aznar, de no ser que el general Navarro quiera "comerse el solito el marrón".

Es indignante que ahora quieran echar la culpa a los turcos cuando, de no ser por el imán, que entregó unas chapas de identificación a los familiares (con las que se suponían habían identificado algunos cuerpos esta panda de mentirosos compulsivos), no hubiésemos sabido nada de todo esto. Se hicieron informes como documentación sin papel oficial, cuando para otras cosas la administración es tan puntillosa. Es conocido que se hizo un viaje por una autoridad española para intentar comprar el silencio de los turcos (en mi pueblo es soborno), diciendo que los análisis se iban a hacer en España. En televisión, se acallaron las voces de los familiares que se quejaban el día del funeral de Estado, porque no interesaba que se supiera la verdad.

¿Desde cuando es tan importante llegar a tiempo a un funeral si el fallecido, tristemente, ya no va a salir corriendo? Para llegar a tiempo, se incumplió la Ley del Registro civil y se renunció a tomar muestras de ADN. Los turcos entregaron un acta con 32 cuerpos identificados y 30 espacios en blanco, que el general rellenó con identidades inventadas. Así que, no es de extrañar que, en un mismo féretro, hubiese restos de 3 ADN, es decir tres identidades diferentes. Ha quedado también demostrado que la decisión de la repatriación de los cuerpos se tomó por anticipado, antes de terminar la labor de identificación de los cuerpos.

El fiscal Burgos, se ha pasado una hora larga contando todos y cada uno de los errores cometidos por el equipo español, encabezado por el general Navarro que, si no nos cuenta de quién le venían las órdenes, esperemos que le compense el haberlas cumplido, porque le viene "cojonuda", aunque él dice que no buscaba la gloria, porque ya había visto cumplidas sus espectativas en la carrera militar.

Lo peor de todo no es la larga cadena de "cagadas" de esta gentuza, sino el cinismo que les adorna, echando la culpa a los turcos, que en otros tiempos les tenían que haber retado a duelo allí mismo o a peligro de crear un conflicto diplomático "de mil pares".

Esta gente no tiene vergüenza, ni decencia. Y aún tengo que aguantar a la otra pava de la Espe A. diciendo que fué un error, que ella comete muchos a diario: vete y dile a la mujer de un fallecido que le has dado a enterrar a otro, pero que tú también te has puesto medias negras por azul marino, algún día, al salir de casa con prisas.

Como ha pedido el fiscal que, por favor, el tribunal dedique una valoración especial a los daños morales que han sufrido los familiares que han padecido el doble con esta historia, aunque los anteriores políticos actuaron con prisas para que sufrieran menos. Claro: ¿a quién beneficiaba "políticamente" la diligencia en la resolución del caso, adelantando el funeral de Estado? Blanco y en botella o ¿de qué color es el caballo blanco de Santiago? El general Navarro era militar, no político recién llegado al Gobierno con ganas de "echarse el pegote", ergo...debería seguirse investigando en esa línea y que no se de el caso por cerrado. Nadie tiene prisas ahora por conocer quién o quienes dieron la orden de no terminar las identificaciones, quién o quienes son los autores intelectuales de tamaña fechoría. Estamos esperando...

4 comentarios:

Fernando Martínez López dijo...

Yo creo que los árboles no nos deben de impedir ver el bosque y lo que se ha demostrado es que la política del PP de Aznar, Rajoy y Trillo con cicatería e incluso corrupción en sus escalafones medios, ocultaba una absoluta mentira que ahora se nos muestra con total claridad. Mintieron y lo hicieron para impedir que se investigase la contratación de aquellos vuelos de un riesgo cierto. Una chapuza que acabó en ese fatal accidente y que remataron con la identificación que ahora se condena.
Trillo no debía de estar ni un segundo más en política porque ha quedado demostrada no sólo su irresponsabilidad sino la mentira de su gestión a todos los niveles y con ese resultado trágico. Cuando a un politico le pillan en una de esas pierde el único activo que tiene, la CREDIBILIDAD.
Y si Aznar lo mantuvo hay una corresponsabilidad que clama al cielo.
Rajoy lo evitará porque también estaba en aquel gobierno que jugó (y perdió) con la vida de nuestros militares.
y que no hablen de que el juicio político ya se lo hicieron al perder las elecciones porque España sabían que mentían y gestionaban jugando con la seguridad de la gente pero ¡¡¡TANTO!!!?
Si el ministro hubiera sido socialista estarían pidiendo cárcel para él y habría ido a declarar...seguro.

la cabaña progresista dijo...

Resulta indignante que en este país la derecha no asuma NUNCA responsabilidades políticas y dejen sus cargos públicos a tiempo.
Dejémonos de nimiedades y digamos con claridad que Federico Trillo, como ministro entonces de defensa, es el principal y mayor responsable de todo este atropello de despropósitos y barbaridades. Si él, en lugar de dar órdenes de regresar cuanto antes, hubiera encargado la total identificación de los cuerpos, no estaríamos en esta situación.

Pero lo tengo muy asumido compañeros, no veremos ni a Trillo ni mucho menos a Aznar, sentados en el banquillo de los acusados...This country is different...

IBE dijo...

Claro que si los ministros hubiesen sido socialistas, como dice Nano, no estaríamos hablando de esto sin comparecencias en juicio ni dimisiones.
Como dice La Cabaña, que España es diferente, lo deben tener ya bastante clarito los turcos y después la fama de "mafiosos" se la llevan los italianos (sicilianos, napolitanos, y demás), aquí todavía algunos hacen política con la navaja en la faja o en la liga, como en tiempo de los bandoleros...

IBE dijo...

He leído un comentario muy bueno sobre el asunto en el país: dice que este juicio va a ser igual de inútil que si en un juicio sobre la ludopatía, juzgásemos a Los Niños de San Ildefonso. ¿Gráfico y claro, no? Pues eso...