22.3.09

DIFERENTES VENTANAS AL MUNDO

Ayer me enteré de la nueva iniciativa de la reina Rania de Jordania que se ha creado un canal propio en You Tube. Ya la llaman Rania, la reina de You tube. Esto me ha hecho reflexionar en los distintos usos, buenos y malos, de las nuevas tecnologías.

Esta mujer, para mí admirable y que se ha convertido por méritos propios en portavoz internacional para Oriente Medio, mediante este sistema novedoso para un miembro de la realeza, intenta responder a las cuestiones que le plantean los ciudadanos, además de hacerse eco de los problemas de la mujer en su cultura donde no existe nada de igualdad y aboga por la desaparición de los crímenes de honor.

El titular de la noticia rezaba "una ventana al mundo" y esto me hizo plantearme, como digo, la distinta utilidad que damos a las nuevas tecnologías o a los nuevos medios de difusión unos y otros. No me gusta generalizar, pero los casos que conozco me hacen dejar en peor lugar al colectivo masculino, como siempre, con honrosas excepciones.

Estas nuevas tecnologías que acercan la monarquía al pueblo, en este caso, que abren al mundo los problemas de esas culturas, etc., en muchos casos han supuesto "una ventana a la infidelidad". Quien no conoce o a quién no han contado del marido de una vecina, de un compañero de trabajo de un hermano, del padre de una conocida, etc. (como veis, y no me lo invento, siempre hombres) que se han terminado separando por haber conocido a través del ciberespacio a otra persona.

Es decir, mientras unos hacen un uso de difusión de ideas, cultura, realización de trabajos, proyectos solidarios, etc, etc, hay quién encuentra una vía de escape para la infidelidad, la pornografía, etc. Me direis que lo mismo ocurría con la prensa escrita y las páginas de contactos, sí, pero las nuevas tecnologías favorecen el anonimato, son más difíciles de rastrear y pertenecen más a la intimidad de cada persona.

Lo siento, pero no dejo de hacerme cruces de cómo las mujeres somos capaces de exprimir todas y cada una de las posibilidades prácticas de lo que se nos ofrece, en este caso de ventana al mundo del internet y otros se limiten a verlo como ventana a la actualidad de las noticias del fútbol, de la descarga de novedades de música y/o cine, de apertura a nuevas relaciones muchas veces ilícitas, etc.

¿Será una distinta escala de valores, una distinta composición celular, un distinto funcionamiento de nuestro cerebro? O, simplemente, que elegimos distinta ventana que abrir para que nos entren aires renovados unos y otr@s para dar a conocer lo que tenemos dentro...

Pues eso, ahí os dejo para que lo penseis. Yo hace bastante que lo tengo claro.

6 comentarios:

José María (Chema) Buzarra Cano dijo...

Hola IBE:

Tema, temita, tema el que nos planteas. Las nuevas tecnologías al servicio de la humanidad son un grna avance para la lbertad individual y d elos pueblos. Ahora bien, no hace tantos años se comentaba la posibilidad de "abrir una brecha digital" entre los pobres y los ricos y creo que en ella estamos.

La curiosidad de esta tecnología puesta en nuestras manos es la de dios. Evidentemente hay muchos que entran a este "gran escapararte de Internet" con malos instintos, no se si el hombre más que la mujer (me temo que los primeros siempre damos la nota)y saber de aciones como la de Rania es un consuelo. Ojalá en Jordania avance cada vez más la democracia, eso sí a su estilo....Será un ejemplo para los países de la zona.


Sobre el último párrafo de tu artículo. Mira IBE, creo que es una cuestión de valores, pero puede que también de ADN. ¡Peligro!

Fernando Martínez López dijo...

Yo estoy firmemente convencido de que sólo la mujer puede cambiar el fundamentalismo islamista, del que , por cierto, nunca se acuerdan las feministas oficiales y va siendo hora de pararales los pies a la falta de libertades de dichos regímenes...
Y esto de internet pues depende. A nosostros ya nos resulta indispensable para los últimos medicamentos y el uso en diferentes patologías, sus efectos, sus ensayos clínicos y la verdad es que nos viene muy bien para leer noticias de nuestra tierra cuando estamos a 10.000 kilómetros, lo de las páginas porno es casi inevitable y en el mundo árabe más, me imagino, porque los islamistas tienen muchas paradojas pero aunque conozco la cultura del trueque y algunos de sus valores la mujer es un tema tan injusta y atrasadamente tratado que difieren leguas no de nuestros valores sino de los suyos propios.

ulises dijo...

En cuanto a lo de Rania, más bien me parece una forma de propaganda del reino.
Lo que debería hacer su reina es mentalizar a sus súbditas a rebelarse contra un sistema religioso que cosifica a la mujer.
Lo de los cuernos cibernéticos yo te podría dar unos cuantos nombres femeninos para añadir a tu lista de infieles.
Creo que estás bastante equivocada con el tema del uso de la tecnología. No se trata de una cuestión de sexos.

IBE dijo...

Ulises es muy difícil cambiar una religión mantenida por fanáticos, pero esta mujer parece un soplo de aire fresco en un desierto de burkas, de algo servirá. Peor hubiese sido que resultase como una más.
Sobre las infidelidades tienes razón que, cada vez, nos vamos acercando más en las estadísticas, pero es obvio que, como todavía lo de la conciliación familiar es una utopía, tristemente, no tenemos tiempo ni para poner los cuernos ni con el cibersexo.

alegrias dijo...

Le doy la razón a Ulises. Esto no es nada más que una treta de la realeza de ese país para parecer más cercano a su pueblo; recordemos como es la monarquía en ese país.
Del mismo modo que me parece una fantochada que aparezca la princesa Letizia con lo de las Enfermedades Raras...
Si quieren ayudar que se pongan a trabajar realemente por su pueblo con lo que realemente importa, que se compren menos zapatitos de los caros, que algunas andan en alpargatas, teniendo suerte(aunque a mí, lo que más me molaría... sería que dejasen la corona...)
Un saludo a todos (hoy voy a ver si me pongo las pilas tras el parón por la red)

Mica dijo...

Estoy de acurdo con Ulises y Alegrías. Vamos, que tengo la ligera impresión de que ella no va a dar diretamente las repuestas a sus súbditos ...
En cuanto a las infidelidades, creo que llevas razón en que es la parte masculina la más proclive a ello, pero no por ello las mujeres se van quedando atrás , aunque (para no variar en nuestro género) sigan siendo la minoría (opininión personal no basada en estadística refutable alguna)