19.1.10

JUVENTUD: REALIDAD Y FICCIÓN

Estos días, estoy compartiendo experiencias con jóvenes de la ESO y Bachillerato en un centro concertado, impartiendo filosofía, cultura clásica y ciudadanía. Esto, me ha hecho pensar en la manera que tienen de manipular la realidad los medios de comunicación y más en concreto la "caja tonta" o de sembrar el caos por el hecho de que evolucione la sociedad de una manera dada.

Siempre me negué a ver la serie sobre adolescentes, interpretada por algunos de casi 40, "Al salir de clase" y después, me dió el mismo repelús "Física y química" por relativizar y llevar a la reducción al absurdo alguna realidad que quedaba muy bien para plasmarla en la pantalla, pero nada más.

Hoy me apetece haceros una reflexión sobre una particular comparativa que he hecho entre la superminiserie que nos anunciaban a bombo y platillo, en una cadena privada, sobre un caso real que sólo podía haber pasado en la "poco crítica e inteligentísima" sociedad americana, hace tan sólo 2 añitos, El Pacto, y una serie de capitulitos cortos, hechos en realidad para la Siete, pero presentada en la Cinco, sobre problemas de la juventud y adolescencia La Pecera de Eva.

La primera, aunque con buena fotografía, buena factura y conocidos actores y de Fernando Colomo, según creo, me ha parecido dejar en muy mal lugar primero a los padres (ya que no todos han críado y educado a pequeños dictadores, sin escrúpulos), después a la enseñanza privada o concertada en particular y al sistema educativo en general. Pero, lo más preocupante de todo es que a esa parte de la juventud, la trata de tremendamente influenciable, de implicarse con amistades hasta el punto de, por solidaridad, quedarse en estado a la vez para protestar por una expulsión, cuando son incapaces o pasan de ponerse de acuerdo para poner una fecha de examen o de agruparse para mil y un fines mucho más importantes. No nos equivoquemos: son jóvenes, pero no son idiotas.

La gota que colma el vaso es que sólo una toma la decisión de abortar, y nos dejan ver la "patética" imagen de las 6 chicas restantes, en clase, con sus tripas grotescas, bajo el uniforme, dentro del aula con sus compañeros, haciendo creer que van a seguir adelante con sus vidas de jóvenes adolescentes, de "personas sin terminar", sin llegar a su madurez personal como si nada. La equivocación: haberla visto por el morbo propagandístico y la petición de su retirada, el consuelo que, de momento, no la ha emitido la cadena pública de la que seríamos responsables todos.

Por otro lado, justo antes de El Pacto, de media horita de duración justa, emiten La Pecera de Eva, de más humilde factura, pero que trata la realidad adolescente con mucho más tacto, más realismo y mejor gusto. Una joven psicóloga, Eva (de los Serrano), trata los diferentes problemas de los alumnos que envían a su despacho en un centro de enseñanza: fracaso escolar, incomprensión de problemas sexuales, problemas de incomprensión y/o convivencia familiar, problemas de personalidad y complejos, etc.

Me encantó, en su primer episodio, la manera con la que trataron el tema de las relaciones entre los jóvenes, como van de entendidos cuando, en realidad, confunden casi todo y son incapaces de barajar las consecuencias de sus actos. Como contemplaron el papel de la mujer sumisa y encantada de ir con el chico más popular, cuando en realidad él va a la suya sin importarle nada lo que ella sienta. Le demostró que para ser progre, no era muy distinta de una mujer del medievo, descanso del guerrero y poco más. Y le dejó constancia de que el sexo, es bueno y es una estupenda forma de comunicación, pero que se puede convertir en un lenguaje donde se cometen muchas faltas.

Tremendas enseñanzas las de esta serie, que apenas pasa de puntillas para la crítica y de la que nada han hablado todas esas asociaciones de padres y madres, centros católicos, apostólicos y romanos, pero que se aproxima más a las distintas realidades de los jóvenes de todo tipo de centros, donde debajo del uniforme, no uniforme, de las distintas ortodoncias, hay lienzos todavía no muy escritos y mentes como esponjas, deseosas de que les contemos las cosas como las quieren escuchar.

10 comentarios:

Fernando Martínez López dijo...

No tengo ni idea de la serie española esa de los siete embarazos, entre otras cosas porque las copias bufas de la disneylandia americana es tan infantil como estúpida trasladarla a España y seguro que esa otra serie (nuestra)da una visión real de nuestra juventud...
Yo es que no veo mucha tele y muy pocas cadenas y de lo que he visto americano, La decisión de Anne que es un problema que pone la Bioética encima de la mesa de una forma bastante buena...parece que pasa sin pena ni gloria (y la Iglesia no ha dicho ni pío)...
es que hay un nivel en lo promocionado que parece que nos llaman idiotas a diario y yo diría que nos gusta...aunque las audiencias parece que indican que el español no es tan tonto.

IBE dijo...

Pues eso debe pasar Nano, nos promocionan lo que supone algo de tirón vulgar, de morbo, para calmar a las masas y lo verdaderamente interesante (yo me estoy aficionando últimamente a los debates de CNN+, las mañanas del fin de semana)pasa totalmente desapercibido para la crítica.

Ya sabes que siempre ha funcionado el tema de la España profunda, el pan y circo, El Caso,etc. pq parece ser que ver los problemas en los demás, es como si nunca te afectasen a tí.

IBE dijo...

He conseguido volver a amenizaros las lecturas con musiquita. Esta vez, me he decantado por empezar con Fito, por su intemporalidad, ya que igual gusta a mis amigos de 40, como a mi sobri de 12. Los viejos roqueros nunca mueren y siempre están de moda, supongo.

Espero que os guste !!!

ulises dijo...

En serio, deja la tele. La televisión televisión es. Es un medio de entretenimiento efectista que no tiene ningún parecido con la realidad, unas veces por quedarse corta y otras por estirar las cosas por demás.
Piensa en Platón y deduce que si ni siquera sabemos con certeza nuestra realidad para que coño vamos a creernos nada de lo que vemos tras el cristal.
Eso que les gusta decir a presentadores que la televisión es una ventana al mundo es una mamarrachez de aupa.

Lino Uruñuela Nájera dijo...

Ya siento no poder opinar pero de Telecinco no veo más que Pasapalabra y cuando me toca, ah¡ y el partido de pelota de los sábados por la tarde.
Lo de la música, muy bien. ¡¡Tienes un blog muy bonito!!

IBE dijo...

Ulises, lo de Platón va de coña, no??? Esta semana, casi sueño con él todas las noches, tengo que poner un examen de recuperación de Bachillerato y me salen las teorías y los mitos hasta por las orejas, ja,ja,ja

Lino, me alegro de que te gusten los cambios y arreglitos del blog. A mí tb me entretiene seguir, cuando puedo, el pasapalabra pq. es divertido concursar desde casa, pero no me resisto a Hospital Central con el doctor Vilches, lo confieso, soy seguidora desde el principio. Es que en la realidad y en el Samur no hay esos facultativos tan "interesantes".

alma máter dijo...

Vi El Pacto: el primer episodio me gustó, pero más que nada porque esperaba el desenlace del 2º pensando que se trataría de alguna trama tipo secta o algo así.. puf! y menuda decepción maja!!!
Eso si, a más de una de las niñitas, si llego a ser la madre, la cruzo toda la jeta (aun a riesgo de denuncia por maltrato) y bueno... el porqué de El Pacto me pareció una soberana estupidez: solidaridad con una amiga, amistad... no se muy bien qué se pretende reflejar, pero vaya.... todas terminan bien echas la puñeta y con bebes no deseados que han truncado todas sus ilusiones... Me gusta Fernando Colomo, pero creo que en esta ocasión de "ha columpiado"

De la otra no opino, porque no la he visto.

Un besote y BUEN FINDE!!

IBE dijo...

Veo, Alma, que eres de las de la torta a tiempo, antes de que la autoridad brille por su ausencia, ayyy cuanto se ha perdido de eso desde que se saben lo de las denuncias...

También pensaba que el motivo iba a ser más profundo pq vaya "ful" de pacto secreto, pero qué quieres, si además de adolescentes medio bobas, son americanas, ja,ja,ja, que ya es el colmo de las desgracias, pobres. La otra te la recomiendo, creo que la ponen esta semana el domingo por la noche.

Socialistas de Cuzcurrita dijo...

La televisión es un útil que bien utilizado es la hostia, pero en él hay mucho más malo que bueno.
En concreto, en la Cinco es de vértigo el tratamiento tan "friki" y tan carente de pedagogía humana. Ahora bien, es un consumible muy rentable para productoras y directivos televisivos. Utilizando a personas como mercancías numeradas con el consiguiente riesgo psicológico como a diario lo vemos.

Salud y Progreso.
Buena reflexión IBE, buena clase de filosofía aplicada.

IBE dijo...

Tienes razón, Jose Luis, los experimentos sociológicos, del estilo Gran Hermano y que encima seamos el país donde más ediciones está durando, me da mucho que pensar: o tenemos muchos más problemas que nadie y nos olvidamos viendo los de más, nuestras vidas son poco interesantes y preferimos desconectar con las de los otros, somos más cotillas que nadie o directamente, nuestra mente es como las de las amebas. Inquietante, por no decir otra cosa peor.

Un abrazo.